¿Qué es el acompañamiento terapéutico?

Estándar

El acompañamiento terapéutico es simple y profundo a la vez. Acompañamos a alguien cuando estamos a su lado y tomamos su mano, cuando lo escuchamos y lo ayudamos a estar en contacto sutil y pausado con su mundo interno. Cuando esperamos y preguntamos oportunamente, ayudando a que la persona se de cuenta y exprese lo que empieza a formarse en el interior. Es como una persona que está en el bote y se mantiene en contacto con el buzo que se sumerge, a través de una manguera de oxígeno. Ese oxígeno es  la presencia cálida y aceptante del acompañamiento. Se trata de seguir a la persona en su auto-inmersión, y de apoyar lo que se manifiesta en el proceso. Se trata de utilizar las técnicas oportunamente para que lo que quiere suceder, suceda. Por ejemplo una persona está sentada, con la espalda erguida a medias y la cabeza hacia atrás. Se resiste a su cansancio sin pensarlo, de manera habitual. El acompañante terapéutico le pide que observe su cuerpo y describa lo que siente hasta que la persona toma contacto con su lucha interna e inconsciente entre esas dos partes: la que quiere mantenerse erguida y la que quiere desplomarse. Luego apoya al paciente para que se permita sentir ese cansancio y expresar las emociones que están contenidas en él, a lo mejor tristeza o desesperanza o sueño faltante. Ante la parte que le dicta a la persona estar erguida y en actitud de lucha, apoyamos la parte negada y la valoramos (“tienes derecho a descansar”), la apoyamos para que siga el movimiento natural de su cuerpo y se entregue a él. De esta experiencia surge una nueva vivencia cuyo significado emocional suele ser impredecible. Memorias, sentimientos, reclamos y voces interiores largamente marginadas se hacen escuchar. La persona las acoge con el apoyo del acompañante terapéutico, descubriendo que hay necesidades importantes que deben ser satisfechas y creencias que la limitan a  hacerlo. El acompañamiento terapéutico suele ser de especial utilidad con personas con síntomas permanentes como migraña, úlcera o cansancio crónico, hasta personas con esclerosis múltiple, ya que trabaja con el cuerpo y sus contenidos emocionales.

Anuncios

Acerca de adolfomacias

Psicoterapeuta y facilitador de grupos, especializado en terapia transformacional. Profesor del Instituto de Desarrollo Personal Cre-Ser. Asesor en comunicación creativa y escritor. Ganó en el 2010 el premio nacional de Literatura Joaquín Gallegos Lara por su novela "El grito del hada".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s