Archivos Mensuales: diciembre 2014

¿Eres el dueño real de tus deseos?

Estándar

Deseo“Todos estamos iluminados, pero no nos damos cuenta”, decía algún maestro espiritual con sentido del humor. Esto me lleva a plantearme una pregunta: ¿Y si ya soy lo que quiero ser y no estoy consciente de ello? La vieja frase “montado en el burro y buscando el burro”, designa a muchas personas que viven en la insatisfacción, soñando con un futuro que les traerá el bienestar anhelado. Lo llaman “tener ambiciones”, como si el presente no valiese la pena sino como un medio para otra cosa, para algo superior e importante, que nunca llega, y cuando llega no es suficiente. Kafka definía este sentir con su famosa frase: “La vida está en otra parte”. Conectarme con quien realmente soy y quedarme conmigo, hacer de mi día algo significativo, este es el “camino estrecho” que propone el Desarrollo Personal. Esto empieza por aceptarme tal y como estoy siendo, aquí y ahora. Recuerdo a un político en campaña, cuyos asesores lo empujaban para que se muestre más desenvuelto y más sociable, también más desafiante con sus adversarios. Él era un hombre callado e introvertido. Hizo lo posible por mostrarse de la manera en que le pedían sus asesores, pero no logró superar a su rival, un hombre dicharachero y extrovertido, quien, a pesar de sus defectos personales, no necesitaba actuar su rol: era él mismo. Cuando deseamos una realización personal es importante saber si estamos complaciendo a los demás o a nosotros mismos. Ser profundamente auténticos en la expresión de nuestro sentir y en el reconocimiento de nuestras posibilidades. Luego necesitamos asegurarnos de disfrutar del momento, darle la calidad y el sabor necesarios. Experimentar con libertad y curiosidad, hacer camino al andar. Es por eso que en terapia apoyamos a que la persona se acepte tal y como es, aquí y ahora. A partir de esta autoaceptación podemos vivir sencillamente el día de hoy, como si fésemos un chef que aspira el aroma de sus ingredientes y sopesa sus combinaciones, disfrutando del proceso creativo en cada momento. ¿Soy un chef que prepara su día y lo degusta con placer? ¿O más bien me torturo con mi insatisfacción permanente, mirando hacia un hipotético futuro de salvación? Si esto último me sucede, es probable que haya mandatos y condicionamientos psíquicos que me están controlando, y que necesite hacerlos conscientes para liberarme de ellos. (Para solicitar una consulta escribir a adolfomaciasterapeuta@yahoo.com o llamar al 2285545 —Quito—).