El amor tóxico y los hijos

Estándar

Niña girandoVeo una película. Es un drama de adolescentes del cine norteamericano. Uno de ellos (introvertido, tímido), le pregunta a su profesor: “¿Porqué la gente linda se mete con personas limitadas o dañinas?” El profesor le responde: “A veces las personas aceptan el amor que creen merecer”. Me pareció brillante. Cuando crecemos en un ambiente tóxico, de desvalorización, maltrato o inseguridad (nuestros padres no se aman, o se hacen daño, nuestra madre o padre es una víctima que descarga su amargura en sus hijos, etc.), interiorizamos una creencia negativa respecto al mundo y lo que podemos esperar de él. Podemos reaccionar recogiéndonos dolorosamente en nosotros mismos, o volviéndonos personas que anhelan el amor y se tornan sumisas (o excesivamente dadivosas) para conseguirlo. Podemos imponernos o someternos. Podemos reaccionar con ira y resentimiento, descubriendo la satisfacción de ser más fuertes o amenazantes que los otros, o podemos esforzarnos y auto-explotarnos para ser reconocidos y valorados. No importa la estrategia, donde dos padres no se aman alegremente, se abre un hueco bajo los pies del hijo. Es el nacimiento de la coraza caracterológica, de la bioestrategia. Si nuestros hijos nos preocupan de veras, debemos primero preocuparnos por ser personas seguras, generosas con nosotros mismos, conscientes de nuestro valor y de nuestras reales posibilidades. Si tu hijo pequeño está mal, anda tú al terapeuta, que él sanará cuando tú sanes. La verdad es que necesitamos contar primero con nosotros mismos, para poder contar con el apoyo de los otros sin caer en la dependencia o el abuso. Estar satisfechos de ser quienes somos. Cuando tratamos de llenar con otra persona nuestro agujero existencial, nuestra carencia de sentido y de valor, pasamos una luna de miel embriagante (al fin alguien me ama como yo soñaba), seguida de una decepción y una frustración inmensas (no ha sido lo que yo esperaba). Quien no se tiene a sí mismo, no tiene a nadie (para citas escribir a adolfomaciasterapeuta@yahoo.com o llamar a los teléfonos 2285545 / 0997330894, Quito).

Anuncios

Acerca de adolfomacias

Psicoterapeuta y facilitador de grupos, especializado en terapia transformacional. Profesor del Instituto de Desarrollo Personal Cre-Ser. Asesor en comunicación creativa y escritor. Ganó en el 2010 el premio nacional de Literatura Joaquín Gallegos Lara por su novela "El grito del hada".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s