Autonomía y dependencia

Estándar

Dependencia

El gran asunto de las relaciones de pareja parecería ser el equilibrio o desequilibrio que cada parte de la pareja hace entre su autonomía y su dependencia hacia el otro. Uno de los lugares más fértiles para descubrir lo que pasa en una pareja puede ser el trabajo. Si mi trabajo es algo que amo y que me hace crecer, que me desafía y me hace sentir valioso y vibrante, es probable que cuando regrese a casa tenga algo que compartir con mi pareja. Si mi pareja se interesa en mis asuntos y yo en los de ella, compartir será algo natural. Pero si mi trabajo es algo que simplemente tengo que hacer para sobrevivir, y que me produce cierta inconformidad, mi compartir se empobrecerá. Si sumamos a esto un alto nivel de dependencia emocional (el hecho de que mis pensamientos giren en torno a mi pareja, a lo que estará o no estará haciendo, a si sentirá o no lo mismo que yo hacia ella), estaremos condenados a la auto-tortura. ¡Sobre todo si la persona a la que amo tiene un mayor nivel de autonomía! Ser adicto a mi pareja es convertirla en el centro de mi vida y esperar que ella me corresponda en idéntica medida. Si ella tiene ciertas necesidades individuales que la alejan de mí (algo tan simple como el deporte, por ejemplo), lo experimentaré como si fuera un rechazo y esto me causará resentimiento.

En el polo opuesto estará esa persona que posee un alto nivel de autonomía y satisfacción laboral, que se defiende de cualquier exigencia de la persona amada y prefiere dejarla a permitir que interfiera en sus asuntos. Personas con carácter dominante, autosuficiente o rígido, con un fuerte sentido de su misión individual o social, pueden estar en este caso. Estar enamoradas puede ser su talón de Aquiles, su manera de entrar en una zona de peligro, que amenaza su independencia, pero también les brinda la oportunidad de dar y recibir afecto y sexualidad para sentirse bien.

Ahora bien, imaginemos una relación de pareja entre ambas personas. Imaginemos que se enamoran y que tienen un hijo. Aunque las escenas de celos y los reclamos de la parte dependiente irritan a la parte más autónoma, su amor por ella y por su hijo le hace regresar a casa con el deseo de sentirse acogido (también la parte autónoma es en parte dependiente del afecto y lo necesita). La parte dependiente estará feliz de verlo si viene temprano a casa, y se sentirá abandonada o traicionada si llega tarde, sin entender ningún tipo de justificación. No estará interesada en sus asuntos de trabajo sino en sentirse vista, atendida y tratada con cariño. Este exceso de celos y demanda afectiva de parte del dependiente, hará que la persona autónoma se sienta apresada, y tenderá a postergar su llegada a casa cada vez con mayor frecuencia, sobre todo si le gusta su trabajo, donde las cosas van bien.

Ambos lados se sienten víctima del otro. El lado más autónomo cree que es el lado dependiente el que debe estar conforme con lo que tiene y recibirlo con cariño, mientras que el lado dependiente quiere que el lado autónomo le preste más atención y ponga sus asuntos individuales en un segundo plano. Pero dar cariño al otro sin pedir más atención será, para la persona dependiente, una señal de sumisión y resignación al abandono. Por su parte, si la persona autónoma debe sacrificar sus realizaciones individuales para atender a su pareja, se sentirá disminuida, controlada. ¿Cómo resolver este conflicto? Como siempre, la respuesta se encuentra en ambos lados, en su capacidad de conocerse a sí mismos y entender la fuente interna del conflicto. La parte dependiente no logrará sentirse mejor a menos que desarrolle más autonomía y experimente mayor autosatisfacción (“tú no eres el origen de mi felicidad sino aquel con quien comparto mi propia felicidad, te quiero pero también me quiero a mí misma”). La parte autónoma no lograra una mejor relación hasta que acepte su real dependencia afectiva, la solidaridad y la importancia del tiempo compartido en pareja (“tú eres una parte importante de mi felicidad, me gusta mi vida pero esta no tiene sentido sin alguien con quien compartirla”). Para una cita terapéutica, escribir a adolfomaciasterapeuta@yahoo.com o llamar al 0997330894 / 2285545). Quito-Ecuador.

Anuncios

Acerca de adolfomacias

Psicoterapeuta y facilitador de grupos, especializado en terapia transformacional. Profesor del Instituto de Desarrollo Personal Cre-Ser. Asesor en comunicación creativa y escritor. Ganó en el 2010 el premio nacional de Literatura Joaquín Gallegos Lara por su novela "El grito del hada".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s