Archivos Mensuales: mayo 2016

Las profecías autocumplidas

Estándar

Captura de pantalla 2014-12-29 a la(s) 3.10.09 PM

Todos nos hemos dado cuenta en algún momento de que el miedo a que algo malo nos suceda, ayuda a que eso suceda. También nos hemos dado cuenta de lo contrario: tengo miedo de que el chofer del bus interprovincial a las tres de la mañana se duerma (presa del mismo insoportable deseo de dormirme que yo tengo), pero el chofer no se duerme, y llegamos salvos a nuestro destino. Pero si lo que temo es que mis empleados hagan mal las cosas si no estoy yo ahí para controlar, y me ausento, es probable que al volver me encuentre con algún problema. Sencillamente mi desconfianza en su capacidad de hacer bien las cosas unida a mi manía de supervisar y hacerme cargo de todo, habrá impedido que desarrollen su capacidad de autonomía, y esta incapacidad se manifestará en mi ausencia. En este momento yo seré la causa de que el error predicho se cumpla. Para nombrar este fenómeno, podemos echar mano del concepto de “profecía autocumplida” de Merton. Cuando Merton habló de esto, tenía probablemente en mente a las predicciones y maldiciones de brujos africanos que inducían a sus víctimas a enfermarse o accidentarse. La autosugestión, el miedo, la seguridad de que el brujo no podía equivocarse, el saber que uno estaba irremediablemente perdido, contribuían al nerviosismo y al consiguiente “accidente” o somatización de la enfermedad.

En nuestra vida cotidiana esto sucede con más frecuencia de la que imaginamos. Imaginemos a una persona que teme ser engañada y abandonada. En su inseguridad, teme que su pareja la deje a cambio de otra persona “más bonita e interesante”. En su baja auto-valía interpreta los momentos de distanciamiento emocional de su pareja como una demostración de que ya no siente amor y de que está pensando en otra persona. La acusa. Hace una escena y consigue así incrementar la sensación que su pareja tiene de estar siempre “controlada”. Si esta pareja además tiene un fuerte sentido de autonomía, va a irritarse y tomar distancia, convirtiéndose con el paso del tiempo en ese ser distante y frío en el que su pareja teme se convierta. En ese momento, la persona dependiente e insegura habrá hecho realidad su pesadilla, mediante lo que Melanie Klein denominó “identificación proyectiva”, o sea la tendencia a identificarnos y actuar de manera inconsciente las proyecciones que el otro realiza sobre nosotros.

Si nos tratan como controladores, tenderemos a volvernos más controladores de lo que en realidad somos. Si nos tratan como líderes, empezaremos a acariciar la idea de serlo, etc. Naturalmente, a veces la persona en la cual proyectamos un rol tiene algún rasgo de personalidad relacionado con dicha proyección, pero ese rasgo se activará o incrementará con la proyección. Esto podemos verlo con nuestros hijos: si sobreprotegemos a un niño y le impedimos subirse a un árbol, transmitiremos nuestro miedo a que se caiga de tal manera que quede impregnado en su sensibilidad. Entonces es posible que el niño, si llega a subirse a un árbol, lo haga de manera temerosa y que sus movimientos no sean confiados ni seguros, perdiendo firmeza en el agarre, con lo cual probablemente termine por caerse y hacer realidad la profecía: si te subes a un árbol te vas a caer. De igual manera, si alguien me hace sentir capaz e inteligente, valorando siempre mis logros intelectuales, aunque no sea una persona con capacidades fuera de lo común, empezaré a esforzarme, y me atreveré a iniciar estudios más ambiciosos que aquellos que emprendería si durante mi crecimiento me hubieran reiterado que soy intelectualmente limitado.

Este tipo de profecías autocumplidas de carácter positivo y esperanzador se relacionan con lo que actualmente se conoce como resiliencia. (Para una sesión de acompañamiento terapéutico, escribir a: adolfomaciasterapeuta@yahoo.com o llamar al 0997330894 / 2285545, Quito-Ecuador).