Loop

Estándar

loop

Los seres humanos parecemos andar el círculos. Nos repetimos a nosotros mismos, aunque esa repetición sea causa de malestar. No sabemos cómo, pero andamos en círculos, como dice la canción de Pink Floyd: “Runing over the same old ground, what we’ve found, same old fears…” Pongamos el caso de una mujer que se queja de su marido. Ella siente que él se ha vuelto rudo con ella, frío, egoísta en sus acciones, mezquino con el dinero. Se siente sola y sin apoyo a su lado. Ella quisiera que él cambie, que sea más tierno y solidario, pero en su sentimiento de abandono se vuelve fría y castigadora con él (le da la espalda en la cama, cuando trata de ser amable lo hace forzadamente y sin mirarlo a los ojos para no mostrar su tristeza). Él se siente censurado todo el tiempo y termina por actuar entonces como ella teme: se convierte, con la ayuda de su mujer, en la persona que no quiere ser (iracundo, frío, intolerante), hasta justificar de manera visible el sufrimiento de su esposa. Entonces ella se siente justificada plenamente para ejercer el rol que protege: el rol de víctima.

La ecuación es la siguiente: no me puedo quejar si él no me da motivo, por lo tanto debo hacer lo necesario (sin que yo me entere), para que él sea (o siga siendo) la persona que me abandona, sólo así podré ser una víctima y atraer mi propia compasión y la de ciertas personas (mis padres, por ejemplo). Esta es la “caja negra” que debemos abrir en terapia. ¿Por qué esta persona necesita sentirse una víctima y perpetúa este rol año tras año? La respuesta la encontraremos en la recompensa de sí misma que obtiene en este rol de sacrificio. Hay alguien que me compadece y me valora por esto (satisfacción de cierta necesidad de valoración), o consigo así alguna forma de alivio (mientras me paso en este problema me distraigo de otro que es en el fondo más desquiciante). En el primer caso, por ejemplo, su familia le dice que es demasiado noble y que lucha por su familia; en el segundo, mientras se queja por el amor no correspondido, consigue distraerse de la posibilidad, aún más angustiante, de quedarse sola y hacerse cargo de su propia existencia. Entonces el conflicto aparece bajo otra luz: gracias a la dureza de su marido (impulsada inconscientemente por ella), puede escapar de la ansiedad de ser ella misma y hacerse cargo de su propia vida, aunque para ello tenga que ser una víctima. La prueba de esto será que si el marido cambia de actitud y la apoya sorpresivamente para realizar sus sueños, ella se quedará paralizada por la inseguridad, y buscará nuevamente la pelea.

Despertar de este “sueño bajo” en la relación y recuperar la confianza en sí misma para despejar a su matrimonio de proyecciones fantasmales será un camino de sanación. Para una cita terapéutica llamar al 2285545 – 0997330894 o escribir a adolfomaciasterapeuta@yahoo.com).

Anuncios

Acerca de adolfomacias

Psicoterapeuta y facilitador de grupos, especializado en terapia transformacional. Profesor del Instituto de Desarrollo Personal Cre-Ser. Asesor en comunicación creativa y escritor. Ganó en el 2010 el premio nacional de Literatura Joaquín Gallegos Lara por su novela "El grito del hada".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s