Archivos Mensuales: marzo 2017

Evasión y personalidad

Estándar

espaldas

Al final de su vida, Fritz Perls, fundador de la sicoterapia gestáltica, considera que esta es la pregunta fundamental que moviliza a una persona en busca de la superación de su neurosis o malestar emocional: ¿Qué estoy evadiendo? Digamos que Juan se enamora de Celina. Cuando ella se entera de que va a haber una reunión de la familia de Juan, le dice que quiere ir con él para conocer a su madre. Entonces Juan se inventa una excusa para impedir esto. En realidad, siente vergüenza de presentar a Celina, pues es cuatro años mayor a Juan y de aspecto más humilde. Los hermanos de Juan han hecho matrimonios considerados por su madre como exitosos, con muchachas más o menos acomodadas y con profesiones de alto grado académico, pero Celina es secretaria. Nada de esto es problema cuando está con ella, pero la idea de que su madre la conozca lo paraliza.

Lo que Juan evita es esa parálisis, el sentirse disminuido y avergonzado frente a su madre, como un niño pequeño que se ha hecho en los pantalones. No quiere verse en la situación de defender a Celina. Se imagina que su madre va a despreciarla a ella y hacerlo sentir a él menos que sus hermanos. Lo que Juan está evitando, en definitiva, es enfrentarse a su madre, porque cree (tiene la sensación) de que es más débil que ella y que sin su aprobación no puede sentirse completamente seguro del valor de sus decisiones. De suyo, Juan ha desempeñado siempre el rol de niño bueno con mamá, y suele ser paciente cuando ella lo necesita para hacer gestiones que sus hermanos rechazan hacer. Apenas siente iras con su madre, se inhibe de expresarlas y se derrota, justificándola internamente (“mamá es tan terca e inaccesible, no hay como contradecirla”).

Perls llama a esto alienación. Juan ha alienado una parte de su personalidad, proyectándola vigorosamente sobre su madre. Se trata de la seguridad y la fuerza interior para hacer lo que uno quiere, sintiéndose en el derecho de ser respetado por los otros. Esta fortaleza y seguridad de que lo que uno quiere es simplemente lo correcto, ha desaparecido de él en algún momento de su crecimiento, si es que alguna vez existió. Nunca aprendió a poner límites ni a enojarse activamente. Desde que recuerda, pone las necesidades de los otros por encima de las suyas. De suyo, si va donde su madre con la enamorada, va a actuar como si Celina fuera poca cosa, provocando en su madre la conducta temida.

¿Qué es para Perls manipulación? Sencillo: Juan va donde su hermana Elisa, que es de mentalidad más abierta que su madre y más segura, para pedirle que le ayude a conseguir la aprobación de mamá, explicándole porqué Celina es una buena mujer. Si logra que su hermana lo haga y la manipulación triunfa, Juan habrá conseguido que su Elisa haga por él lo que él no puede hacer por sí mismo: ganar el respeto. Lo curioso es que si Juan trabaja terapéuticamente y se fortalece, y se siente seguro de sus elecciones, verá a su madre de otra manera y sus opiniones dejarán de tener el sabor de una imposición. Se volverán sólo eso: opiniones. Él las escuchará sin sufrimiento y hasta con cierta comprensión, aunque disienta de ellas. La imagen de la madre con cabeza de Medusa habrá desaparecido de su mundo psíquico (Para una cita terapéutica escribir a adolfomaciasterapeuta@yahoo.com o llamar a los teléfonos: 2285545 0997330894. Se aceptan citas por Skype).