Trabajo, aventura y autodescubrimiento.

Estándar

64538_10200466104961812_227334736_n

Es el objetivo de toda terapia: conocernos más íntima y profundamente, hasta descubrir la forma en que organizamos nuestra experiencia vital y nuestra personalidad, como una respuesta somática al ambiente de la que tenemos una vaga responsabilidad. Cuando suena el despertador y me levanto para ir al trabajo, ¿soy yo quién lo decide? ¿O es algo que tengo que hacer y a lo que me he acostumbrado? La aventura, por el contrario, tiene la cualidad de lo incitante. Nos movemos hacia la aventura con excitación y energía, tentados por la posibilidad de una experiencia satisfactoria y sin muchas garantías sobre el resultado final. Nos lanzamos a la experiencia confiando en que “de alguna manera” las cosas se resolverán. Y cuando perdemos, cuando las cosas no resultan, nos abatimos, y luego volvemos a la carga, desafiando el miedo a la pérdida o el fracaso. Porque la posibilidad de triunfar sigue siendo seductora. En este sentido, la sociedad moderna opone trabajo y aventura, como dos ámbitos separados de la experiencia. La ética del trabajo se relaciona al cumplimiento de ciertos procesos, que garantizan la calidad de un resultado o de un producto. Las personas fieles a su trabajo, deben ser enérgicas y centradas, serias y consecuentes, para poder sobrellevar la carga laboral que se les asigna. La contraparte de esto es el cansancio y el aburrimiento, causados por la repetición y la falta de libertad. La creatividad se agota, la persona desea descansar, huir lejos: un sitio de dispersión y anonadamiento garantizado por las películas, el alcohol, el deporte y la vida social.

Cuando un trabajo es libre y creativo, la persona se mueve hacia él desde la ética de la aventura: un lanzarse riesgoso en aras del placer de una realización improbable, pero cautivadora. Para que esto suceda, la aventura emprendida debe formar parte de la trama vital del individuo: ser una expresión de su potencial emergente y de sus sueños más profundos. El aventurero combina el poder del adulto con la capacidad de juego y de fascinación del niño. Toma la vida como un juego en el que prima la fascinación y el riesgo. Estar plenamente vivo es su objetivo. En este sentido la aventura se convierte en la antípoda del trabajo, y lo sustituye. Cuando un trabajo es creativo y nos plantea retos que estimulan nuestros sentidos y nuestro intelecto, sentimos esa emoción. Una vez que sabemos plenamente lo que hacemos y adquirimos solvencia en ello, el aburrimiento vuelve; porque la aventura subsiste en el ámbito de lo nuevo, y, por lo tanto, de lo desconocido. Para emprenderla, la persona necesita confiar en sí misma y soñar un poco con los resultados que anhela, sintiendo que lo que se propone se oculta en un lugar evasivo, en un altar construido por el deseo y la imaginación.

Cuando Simbad el marino culmina una aventura, celebra con el regreso a casa, donde se dedica a vivir en una suave opulencia, hasta que el aburrimiento lo oprime y siente el deseo de emprender un nuevo viaje hacia lo desconocido. Disfrutar del logro se agota. La monotonía lo abruma y se lanza de nuevo hacia el océano (sitio vasto de las posibilidades). De igual manera, el aventurero no trabaja por plata, aunque la necesite; trabaja para vivir la experiencia, para probar su propia naturaleza en el filo de cuchillo de lo imprevisto. Y al hacerlo organiza su identidad en relación a un mito de vida que le otorga sentido a su existencia. Porque el objetivo final de esta aventura es el descubrimiento de sí mismo, un estado de iluminación personal: auto-revelación. Gracias al viaje, descubro quien soy.

Anuncios

Acerca de adolfomacias

Psicoterapeuta y facilitador de grupos, especializado en terapia transformacional. Profesor del Instituto de Desarrollo Personal Cre-Ser. Asesor en comunicación creativa y escritor. Ganó en el 2010 el premio nacional de Literatura Joaquín Gallegos Lara por su novela "El grito del hada".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s